Sabe de donde viene la frase «meterse en camisa de 11 varas».

Su origen se sitúa en la Edad Media, en la ceremonia de adopción de un niño, tomando los problemas que ésta conlleva por decisión propia. El padre debía meter al niño por la manga de una camisa grande hecha para la ocasión. Luego lo sacaba por la cabeza o el cuello de la prenda y el padre le daba un fuerte beso en la frente como prueba de la aceptación de la paternidad. En algunas regiones de Europa la ceremonia continúa vigente pero con la madre, con objeto de simular el parto.

El dicho además refleja una exageración en las dimensiones de la camisa, la cual no podía medir once varas, ya que una vara son 84 centímetros. Así, la camisa mediría 9,24 metros.

Más allá de esta interpretación, en la época medieval, la camisa era la parte exterior de una muralla entre dos torres. Con lo cual una camisa de once varas es una muralla entre dos torres de 10 metros de altura, por lo que puede ser una interpretación más adecuada.

Actualmente el significado es «Meterse una persona en asuntos o problemas que no conoce, que no le competen o que no reportan ningún beneficio».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *